jueves, 23 de diciembre de 2010

El colegio de Albalate recoge el I Premio Palmira Pla: Reconocimiento a una educación repleta de valores ciudadanos


La Fundación Palmira Pla hizo entrega este mes al colegio Román García de Albalate del Arzobispo de su recién creado premio destinado a proyectos escolares de educación en valores y ciudadanía. La calidad del resto de trabajos presentados por el IES Pablo Serrano (Andorra), IES Gúdar-Javalambre (Mora de Rubielos) y CEIP Vicente Ferrer (Valderrobres) al Premio Palmira Pla propició que la fundación en honor de la carismática maestra turolense premiara sus iniciativas con sendos accésit.

La entrega de premios tuvo lugar en el salón de actos del colegio albalatino. Ante un público compuesto por todos los estudiantes, sus maestros y diversas autoridades educativas -el premio se destina en colaboración con el Servicio Provincial de Educación de Teruel-, la directora, María Teresa Tomás, recogió el galardón de manos de la presidenta de la fundación, María del Carmen Borrego, sobrina de Palmira Pla.

“Convivir es mejorar”

El centro se lleva el premio -3.000 euros- por su ideario Convivir es mejorar, que lleva aplicando durante dos cursos. Según explicó Tomás, el objetivo último es “prevenir conflictos y mejorar la convivencia. Se trata de educar en valores como democracia, respeto, diálogo, esfuerzo y compromiso para hacer una sociedad mejor”.

El programa ha logrado involucrar a toda la comunidad educativa. “Promovemos actividades internivelares e interciclos. Aquí las aulas no son compartimentos estancos”, aseguró la responsable del centro. Como herramientas de trabajo utilizan talleres, juegos de cooperación y celebraciones diversas como la fiesta de Navidad o los días de la mujer trabajadora o del libro. Además, coinciden varios cursos en asignaturas como plástica y educación y realizan salidas de campo en las que los mayores tutorizan a los pequeños.

A partir de ahí, implican a toda la comunidad educativa: Familias, asociaciones locales o instituciones públicas. “El programa es especialmente positivo para los inmigrantes, ya que los padres de los alumnos se integran a través de educación de adultos”, dijo la directora.

“Nos parece vital este trabajo con la diversidad. Lo que más nos llamó la atención es que ellos lo gestionan como un juego, sin presionar pero con ritmo”, valoró Borrego, quien añadió que el premio debe suponer “un reconocimiento y también un acicate para seguir profundizando en estos valores”.

La Fundación Palmira Pla gestiona el legado de esta maestra turolense que le da nombre (Cretas, 1907-Castellón, 2007), tras su fallecimiento, con el objetivo de impulsar proyectos de mejora en la enseñanza de la provincia, especialmente en el ámbito rural. En honor al lema de Pla, ‘pensad en los niños’, la fundación tiene como objetivo primordial la formación infantil, “porque es el primer escalón en la estructura educativa del futuro ciudadano”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada