jueves, 27 de octubre de 2011

CEIP ANTONIO MARTÍNEZ GARAY. ALMUERZO SANO

Nuestro colegio Antonio Martínez Garay es un centro público situado en la Urbanización de la Alameda, en la parte más al noroeste y más al fondo respecto a la carretera de Logroño del barrio de Casetas.
Contamos con una vía completa, es decir: tres niveles del 2º ciclo de Infantil y seis niveles de Primaria.
Este es el cuarto año como Escuela Promotora de Salud siendo nuestro eslogan: Cuida tu salud, saldrás ganando tú.
Como objetivos nos proponemos:
  • Proporcionar información a los alumnos de aspectos relacionados con la salud
  • Hacer partícipes a los niños de estos aspectos
  • Conseguir crear en los niños unos buenos hábitos saludables
Para conseguir esto, la tipología de actividades que nos hemos planteado ha sido diversa: actividades relativas a la alimentación (almuerzo sano, desayuno saludable, cepillado de dientes en el comedor…), a la salud (habilidades sociales, tutorías, diversos programas…), al consumo (actividades de prevención sobre el consumo de tabaco, alcohol…), ambientales (comisión de medio ambiente, huerto escolar, plantación de un árbol por clase, reciclaje…).
En este primer trimestre del 2011, hemos realizado el ALMUERZO SANO. Esta será la actividad de inicio para que, al igual que los cursos pasados, comiencen a traer el almuerzo según el día de la semana atendiendo al planning que ha sido entregado a cada familia y colocado en cada clase bien visible. Con esto, tratamos de concienciar a los niños y niñas sobre la importancia de la alimentación sana y equilibrada, diversificando y ampliando el almuerzo. Como se puede observar, los lunes tenemos el almuerzo libre, los martes, bocadillo, el miércoles fruta, el jueves frutos secos y el viernes todo tipo de lácteos.
Los alumnos de Primaria, consumen este almuerzo en el patio cuando es el recreo. Los niños de Infantil, almuerzan cada uno en sus respectivas clases un cuarto de hora antes del recreo. Este es el planning que se entregó a cada familia:

El último almuerzo ha consistido en pan untado con tomate y aceite de oliva, jamón serrano o queso.
Antes del recreo, se repartió todo el material por clases. Todos los niños de infantil se juntaron en el comedor. Los tutores y especialistas se encargaron de preparar cada rebanada de pan con los respectivos ingredientes. La conclusión final viene resumida en los comentarios de la mayoría de los niños: "¡Qúe bueno está todo!", "mucho mejor y sabroso que los dulces y bollos que muchas veces traemos al colegio" y además: "¡mucho más saludable!"
Buen provecho.

1 comentario: